Jamón ibérico PATA NEGRA loncheado. 100 g.
search
  • Jamón ibérico PATA NEGRA loncheado. 100 g.
  • Jamón ibérico PATA NEGRA loncheado. 100 g.
  • Jamón ibérico PATA NEGRA loncheado. 100 g.

Jamón ibérico PATA NEGRA loncheado. 100 g.

6,90 €
Impuestos incluidos

Jamón ibérico loncheado procedente de cerdos de raza ibérica, elaborado de forma artesanal. Se presenta loncheado y envasado al vacío, en sobres de 100 g.

Cantidad

  Security policy

(edit with the Customer Reassurance module)

  Delivery policy

(edit with the Customer Reassurance module)

  Return policy

(edit with the Customer Reassurance module)

Se trata de un jamón procedente de cerdos ibéricos alimentados con pastos y los mejores piensos. El resultado es un producto de gran aroma y sabor, que solo es posible obtener de este tipo de animales. Este tipo de jamón es el que coloquialmente se llama de “pata negra”.

Para la correcta degustación del jamón ibérico es importante retirar el envase al vacío media hora antes de su consumo y que se encuentre a temperatura ambiente. Idealmente, una temperatura de entre 20 y 25º C es perfecta para que el jamón exprese todo su potencial, olfativo y en boca.

El cerdo ibérico es una raza, exclusiva de España y Portugal, descendiente de los antiguos jabalís que antaño vivían en la zona mediterránea. Se trata de un animal rústico, de patas largas y fuertes, perfectamente diferenciado del cerdo blanco, que ha encontrado en la península ibérica su hábitat ideal. La característica más singular de esta raza es su capacidad de almacenar grasa entre los músculos, infiltraciones en la carne, que permiten obtener unos productos de sabor, aroma, y calidad inigualable.

El jamón ibérico es el máximo exponente de estos productos, no solo por sabor y aroma, sino también por ser un alimento muy saludable, nutritivo, y con alto potencial gastronómico. En la calidad final del jamón, no solo es importante la raza del cerdo, sino que también tiene gran importancia los procesos de fabricación, salazón y maduración principalmente, para los que artesanía y experiencia son fundamentales.

La salazón favorece que la pieza se deshidrate adecuadamente, permitiendo su conservación. Los climas secos, alejados de la costa, facilitan un mejor secado, con menor cantidad de sal, y por tanto dan lugar a un jamón de mayor calidad. Por su parte la maduración es un proceso esencial, caracterizado por la temperatura y la ventilación de los locales de maduración, así como por el tiempo. El jamón ibérico requiere de entre 18 a 36 meses, dependiendo en gran mediada del tamaño y peso de la pieza.

Presentación: Loncheado en sobres de 100 g envasados al vacío.

chat Comentarios (0)
No hay reseñas de clientes en este momento.